30 mar 2020 Publicado en: Tratamientos
LAS HORMONAS Y LA PIEL

Hormonas y piel… ¡qué combo! ¿Acaso hay alguien en este mundo que no se haya visto afectado por los cambios hormonales en el cutis?

La adolescencia, la menstruación, el embarazo y la menopausia son solo algunos de muuuchos ejemplos que podríamos utilizar para describir aquellos momentos en los cuales nuestro cuerpo se ve afectado por un maremoto de hormonas. Como sabemos y seguramente hemos experimentado, cada etapa genera un despliegue de cambios en el organismo de los cuales, obviamente, no escapa la piel.

Hoy nos centraremos en los cambios que sufre la piel con la fluctuación de los estrógenos. ¡Investiguemos cómo funciona!


ESTRÓGENOS y su rol en la piel : ¿Qué son exactamente y qué función tienen?

Comencemos por hablar de los estrógenos.

Los estrógenos son hormonas sexuales, principalmente femeninas y producidas por los ovarios y las glándulas suprarrenales, que derivan del colesterol. Entre sus funciones se destacan:

  •  la regulación del desarrollo y del ciclo sexual femenino, 
  • el impacto positivo sobre los niveles de colesterol en el organismo, 
  • el refuerzo del sistema óseo al evitar la pérdida de calcio, 
  • la estabilidad del sistema nervioso central al regular el humor y el ciclo de sueño y, lo que más nos compete hoy: la salud de la piel.
hornomas-y-la-piel-7.png

 Los estrógenos tienen una fuerte relación con el aspecto de la piel, ya que los mismos tienen un rol fundamental en la producción del colágeno y en la regeneración celular, así como también contribuyen en la salud de las uñas y el cabello.De esta manera, una caída en los estrógenos resulta en un impacto directo sobre la piel, dejándola visiblemente menos atractiva, incidiendoen el grosor, hidratación y pigmentación, así como en la cantidad de oleosidad que ésta posee.

 Vamos a dividir este blog en dos grandes capítulos:

1) LAS HORMONAS, EL CICLO MENTRUAL Y EL ACNÉ

2) LA MENOPAUSIA


LAS HORMONAS, EL CICLO MENSTRUAL Y EL ACNÉ

hornomas-y-la-piel-6.png


Como sabemos, la menstruación también genera consecuencias sobre el aspecto físico de la piel. Y sí, acá también aparecen las preciadas hormonas para llevarse su parte de la responsabilidad. Durante el ciclo menstrual, las hormonas suben y bajan dependiendo del momento que estemos cursando. Estas fluctuaciones influencian en varias características de la epidermis como ser:

  •  secreción de líquidos y sebo de la superficie, 
  • el grosor de la piel, 
  • la cantidad de grasa subcutánea, 
  •  la función de barrera y el nivel de hidratación. 

Para explicar el ciclo menstrual de manera sencilla, básicamente hay que tener en cuenta que está regulado principalmente por dos hormonas:

1) Estrógeno: Ya hablamos anteriormente de esta hormona. Regula una variedad enorme de tejidos y sus efectos han sido muy estudiados.

2 )Progesterona: También actúa sobre varios tejidos, pero hay menos estudios sobre la afectación que tiene la misma sobre ellos.


1585678810871.png



¿Cómo funciona el ciclo menstrual y las hormonas? ¿Cómo afecta esto a la piel?

Para explicar el ciclo menstrual, partiremos desde el momento en el cual la menstruación se terminó, de manera que los niveles hormonales estén lo menos en pico posibles (flecha verde).  Posterior a que se termina la menstruación, el nivel de estrógeno comienza a aumentar para engrosar nuevamente el endometrio, que es aquella capa que recubre al útero y que se perdió durante la menstruación. Como se puede ver, el estrógeno aumenta exponencialmente hasta que desciende en un pico muy abrupto.

El descenso del estrógeno está dado por el momento de la ovulación, en donde se libera un óvulo maduro desde el ovario (que podría potencialmente convertirse en un embarazo si las condiciones son dadas).Este óvulo maduro, al salir del ovario, deja tras de sí una nueva estructura llamada “cuerpo lúteo” que secreta progesterona. Es por esto que vemos en el gráfico el nivel de progesterona aumentando poco a poco. A medida que la fase del cuerpo lúteo progresa, el estrógeno también comienza a elevarse poco a poco nuevamente, generando la forma de una colina al igual que la progesterona y disminuyendo luego junto con ella.

En el momento donde tanto la progesterona como el estrógeno disminuyen juntos, es el momento donde comienza nuevamente la menstruación, reiniciando el ciclo desde su comienzo.

Dado que los estrógenos y la progesterona aumentan y disminuyen de maneras variadas, sus niveles siendo altos o bajos influencian de manera distinta la piel: 

1) En cuanto a la HIDRATACIÓN de la piel empeora ante niveles bajos de estrógenos. No resulta una sorpresa, por ende, que durante el sangrado menstrual es cuando la piel se ve menos luminosa y más áspera y apagada como consecuencia de ser justamente el momento en el cual los estrógenos están en su nivel más bajo.

2)También existe una fuerte interacción entre los niveles de OLEOSIDAD la piel y el ciclo menstrual. En este caso, hay menor producción de sebo en el momento que los estrógenos y la progesterona son bajos ya que aumentan los niveles de testosterona, lo que sucede durante la menstruación. De esta manera, sumamos que no solo la piel está menos hidratada al menstruar, sino que se ve más proclive a cuartearse y verse más reseca. Una vez terminada la menstruación y al comenzar a aumentar los estrógenos y la progesterona, la piel se ve más hidratada y tersa y tiene una mejor capacidad de regeneración.

3) En cuanto al ACNÉ y su relación con el ciclo menstrual, se ha demostrado que aparece relacionado a una caída en el nivel de la progesterona junto con los estrógenos, por lo que podemos ubicar una posible teoría de este al momento en que la curva comienza a disminuir, aproximadamente 7 a 10 días antes de comenzar a menstruar. ¿Acaso no suena familiar saber que en breves vamos a comenzar a menstruar porque salen esos “típicos granitos”? ¡He ahí la explicación del asunto!

 4) Con respecto a la PRODUCCIÓN DE COLÁGENO, al igual que en la menopausia, los niveles bajos de estrógenos durante la menstruación impactan negativamente en el grosor de la piel y en la síntesis de colágeno, mejorando sustancialmente cuando los mismos aumentan.

En resumen, cuando los niveles de estrógeno bajan nuestra piel se ve afectada, al subir mejora sustancialmente.


Anticonceptivos orales y acné:

Como vimos, la aparición de acné hormonal está muy vinculado al momento en el cual estrógeno y la progesterona caen, dejando en un rol más preponderante a la testosterona que promueve la estimulación de la glándula sebácea y, por consecuencia, aumenta la secreción de sebo.
Las pastillas anticonceptivas combinadas están formuladas tanto con progesterona como con estrógenos de manera que los mismos se mantengan medianamente elevados, opacando a la testosterona. Si esta última no está tan presente, la secreción se sebo será menor, evitando que los poros se taponeen y por lo tanto disminuyendo la posibilidad de desarrollar granitos. Es por esta razón que muchas mujeres con piel grasa y acné que buscan un método anticonceptivo se ven beneficiadas por la elección de anticonceptivos orales combinados.

Ahora, ¿Cómo mejoramos la salud de la piel con todo este terremoto de hormonas?

La respuesta es MUY sencilla y se trata de básicamente 5 cosas: 

1)     Mantener una buena rutina de higiene facial. 

2)    Utilizar cremas o emulsiones hidratantes personalizándolas a tu tipo de piel. Todas queremos tener y seguir una rutina simple, es importante conocer tu tipo de piel y elegir los productos adecuados. Si quieres saber más sobre las rutinas de pieles cliquea aquí.

3)    Jamás olvidar el uso del protector solar.

4) Tratar de manera puntual las problemáticas de la piel en el momento que aparecen (acné, falta de hidratación, aumento o disminución de oleosidad y un largo etcétera).

5) No podemos olvidar sumar también una dieta equilibrada y la realización de actividad física diaria.

En cuanto a la toma de anticonceptivos orales, jamás se debe comenzar de manera solitaria. Las presentaciones hormonales son variadas y, dependiendo de las combinaciones y las dosis, se pueden buscar distintos efectos para la piel. El único capacitado para individualizar cada caso es el ginecólogo, por lo que desde nuestra posición alentamos de manera vigorosa la consulta con quien corresponde para tomar las medidas necesarias para mejorar la salud de la piel.


ESTRÓGENOS Y LA MENOPAUSIA

hornomas-y-la-piel-5.png

¿Qué es la menopausia?

La menopausia es la etapa de la vida de la mujer que se caracteriza por el fin de la menstruación y por el comienzo de la etapa conocida como climaterio, la transición entre el periodo fértil y la vejez.


¿Qué es el colágeno?

El colágeno es la proteína más abundante de nuestro cuerpo, cuya misión es aportar resistencia y flexibilidad a los tejidos. Las mujeres son las que empiezan antes a acusar la pérdida de colágeno en su cuerpo debido, entre otras cosas, a la baja en los niveles hormonales de los estrógenos, como vimos anteriormente.


¿Cuál es el papel de los estrógeno en el contenido de colágeno de la piel?

Durante la menopausia, el envejecimiento intrínseco (aquel que no podemos evitar porque deriva del paso del tiempo) se hace más notorio. La piel se vuelve más sensible ante los agentes tópicos, se afina, empalidece y comienzan a aparecer de una manera más drástica las arrugas y la deshidratación.  Junto con esto, los estrógenos, cuya función es mantener la piel tersa y saludable, comienzan a caer en picada poco a poco. Esta suma de factores generan que la piel: 

  • envejezca de manera más fácil y acelerada, 
  • tienen una renovación celular disminuida, 
  • una menor capacidad de sanar rápidamente ante heridas y 
  • una desestructuración de la matriz extracelular producto de una disminución en la generación de colágeno.
En cuanto a esto último, es importante destacar que el colágeno es el mayor constituyente de la piel y provee el mayor soporte para la resistencia de esta. El tipo más abundante es el colágeno tipo I, ubicado predominantemente en la dermis reticular que brinda soporte y elasticidad, y el tipo III que se encuentra en la dermis papilar, proveyendo de capilares que irrigan de nutrientes a la epidermis,1585679245792.png


Investigaciones sobre el estrógeno, colágeno durante la menopausia

Los primeros estudios entre la relación de la menopausia y la piel datan de los años 40, en donde se demostraba que las mujeres postmenopáusicas con osteoporosis presentaban cambios notorios en la morfología y en la estructura de la piel. A partir de estas primeras publicaciones, se pudo corroborar que efectivamente existía una disminución en el grosor de la piel y el contenido de colágeno, principalmente en los primeros años de comenzada la menopausia, con una menor cantidad de colágeno tipo I y III en comparación con mujeres premenopáusicas. 

Para investigar si la disminución de los estrógenos era entonces la principal causa de estas afecciones (dado que ocurría en mujeres que habían comenzado la menopausia), los autores de estos estudios decidieron comenzar con una terapia de reemplazo hormonal, administrando estrógenos de manera externa.  En efecto, los resultados mostraron un aumento en la cantidad de fibras de colágeno en la piel en un 2-6,5% y un engrosamiento de entre 7-15% a lo largo de 6 a 12 meses.


 ¿Cómo se manifiesta la pérdida de colágeno en la piel?

Es una pregunta que suele surgir mucho durante la evaluación dermatológica de la piel. El colágeno es la proteína más abundante de nuestro cuerpo, cuya misión es aportar resistencia y flexibilidad a los tejidos. Las mujeres son las que empiezan antes a acusar la pérdida de colágeno en su cuerpo debido, entre otras cosas, a la baja en los niveles hormonales de los estrógenos, como vimos anteriormente.

La disminución del colágeno se hace visible principalmente por la falta de tensión en el rostro:

  • Aparecen arrugas más profundas, líneas de expresión más acentuadas, 
  • piel con menor elasticidad y, junto con esto, también disminuye el tejido adiposo que rellenaba algunas áreas de la cara. 
  • El combo final de la suma de estos factores genera como consecuencia la percepción de una piel más laxa, que cuelga, con menor firmeza. 
  • En algunas áreas se ve más acentuado, como por ejemplo alrededor de los ojos, donde los párpados aparecen más caídos, las bolsas empiezan a ser más difíciles de combatir y el área de las ojeras se ve más pronunciada.


1-hornomas-y-la-piel.png


Para mejorar esta situación, durante muchos años hasta la actualidad, se ha hablado de la suplementación con colágeno para contrarrestar el perdido. Pero ¿es válido desde el punto de vista estrictamente científico?

Al parecer, después de una búsqueda exhaustiva de fuentes certeras, la bibliografía es aún muy vaga. Si bien algunos estudios afirman que consumir péptidos de colágeno podría mejorar el aspecto de la piel, los mismos han sido muy variados en cuanto a qué tipo de suplementos de colágeno utilizaron para corroborarlo en las diferentes investigaciones, en la población que fue tomada como muestra, en la forma de medir las supuestas consecuencias positivas de haber ingerido el colágeno, en si realmente el colágeno suplementado se dirigía a la piel o a otros órganos, en si los resultados en animales podrían extrapolarse realmente a las situaciones en humanos y, finalmente y más importante, en la dieta de los sujetos de la investigación. La conclusión final en general fue que podría ser beneficioso en el caso de una alimentación pobre en colágeno, por lo cual dejaría entrever que, en una dieta adecuada, no sería necesaria la suplementación dado que lo extraeríamos de las fuentes alimenticias habituales. Dicho esto, también es importante aclarar que, siendo una temática en auge a la cual aún le falta un gran camino por recorrer en el ámbito científico, lo precavido sería mantenerse atento a próximos estudios y recordar que los suplementos de colágeno en el mercado no suelen tener prácticamente efectos adversos, por lo cual el consumo tampoco implicaría un riesgo para la salud.


¿Cuál es el efecto de los estrógeno en la hidratación de la piel?

La habilidad de la piel para retener el agua está relacionada con el contenido de lípidos y glicosaminoglicanos que se encuentran en el estrato córneo -la parte más superficial de la piel-, los cuales juegan un rol predominante en mantener la función de barrera de la piel. A medida que pasan los años, la piel se ve menos luminosa y pierde la turgencia propia de una buena hidratación. Y sí, acá la bajada de estrógenos también juega una mala pasada.

 Un estudio poblacional de cohorte demostró que las mujeres postmenopáusicas que no estaban bajo ninguna terapia de reemplazo hormonal eran extremadamente más propensas a experimentar una piel deshidratada en comparación con aquellas que sí tomaban estrógenos. 


¿Cuál es el papel del ácido hialurónico en la piel durante esta etapa? Ácido hialurónico, colágeno y menopausia.


Uno de los principales aliados para hidratar la piel en esta etapa es el ácido hialurónico. ¿Por qué el ácido hialurónico?

  •  Aumenta la retención de agua en la piel, de manera que luce más luminosa y rellena.
  • Promueve la producción de colágeno, uno de los principales componentes que se ve afectado en la menopausia debido a la disminución de los estrógenos, mejorando la composición del mismo en la piel y reorganizando las fibras de sostén que con el tiempo se vuelven más laxas.
  • El uso consistente del ácido hialurónico genera un efecto de rejuvenecimiento y permite que tengamos una piel visiblemente más saludable

Descubrí más sobre este maravilloso ingrediente y nuestro serum con triple molécula de ácido hialurónico.  


¿Cuál es el resultado de la ingesta de estrógeno?

La terapia de reemplazo hormonal implica aumentar los niveles de estrógeno de manera externa mediante el consumo de hormonas por vía oral. De esta manera, la misma aumenta los niveles de estrógenos y genera cambios en el estrato córneo que permiten que el agua se mantenga de una manera más efectiva en la piel. De esta manera, es más difícil que se pierda hidratación y que se afecte la protección de la piel, por lo que los daños externos tampoco generarían un desbalance tan notorio en el cutis.


¿Cómo afecta el estrógeno a las líneas de expresión?

Las líneas de expresión marcadas y las arrugas son las primeras manifestaciones que suelen preocupar estéticamente a medida que pasan los años. Las arrugas son modificaciones en la piel que aparecen principalmente en áreas expuestas al daño solar. Aparte de esto, pueden incrementarse por variados factores del propio individuo tales como herencia, etnicidad, hormonas y patologías cutáneas; y por factores externos como la radiación UV y la polución.

.Las arrugas se forman como consecuencia de las alteraciones de varios componentes de la piel: las fibras de colágeno se atrofian, las fibras de elastina se alteran y los glicosaminoglicanos disminuyen. Como vimos anteriormente, los estrógenos causan un aumento en la expresión de las fibras de colágeno y un engrosamiento y una mejor orientación de las fibras de elastina, por lo que no cabe duda de que esta hormona es clave para mejorar la elasticidad de la piel y de esta manera disminuir las arrugas y mejorar la flacidez del rostro.

 

¿Cómo contrarrestar la baja de estrógenos?

 Es importante tener en cuenta:

  • Consulta con el ginecólogo: La mejor y más sabia opción para sobrellevar este ciclo natural del organismo es consultar con el médico especialista para evacuar todas las dudas y barajar la posibilidad de algún tratamiento si es necesario, como por ejemplo comenzar con una terapia de reemplazo hormonal. Esta decisión siempre se debe tomar de la mano de un profesional de la salud, el cual evalúa y personaliza cada caso en particular.
  • Mantener una buena rutina de cuidado: Este podría ser un excelente momento para incorporar principios activos que ayuden a mantener la piel saludable. ¿Ya leíste nuestro blog de “ácido hialurónico”? ¡Tiene muchísimos beneficios! Uno de los principales aliados para hidratar la piel en esta etapa es el ácido hialurónico. 
  • Descansar bien: El sueño y la piel tienen una estrechísima relación. Un buen descanso permite que la piel se recupere de manera efectiva, esté saludable y se vea resplandeciente.
  • Hacer ejercicio físico regular, hidratarse adecuadamente y tener una buena alimentación:¡Son tres infaltables para que la piel esté en su mejor momento siempre!


¡Ahora nos encantaría leerte para aprender todos juntos! ¿Tenés algún tip personal para contarnos sobre cómo manejar los cambios hormonales? 

 

Bibliografía:

 

1.        Emmerson E, Hardman MJ. The role of estrogen deficiency in skin ageing and wound healing. Biogerontology. 2012;13(1):3–20. 

2.        Dao H, Kazin RA. Gender differences in skin: A review of the literature. Gend Med. 2007;4(4):308–28. 

3.        Zouboulis CC, Chen WC, Thornton MJ, Qin K, Rosenfield R. Sexual hormones in human skin. Horm Metab Res. 2007;39(2):85–95. 

4.        Wilkinson HN, Hardman MJ. The role of estrogen in cutaneous ageing and repair. Maturitas [Internet]. 2017;103:60–4. Available from: http://dx.doi.org/10.1016/j.maturitas.2017.06.026

5.        Tuppurainen M, Saarikoski S. Estrogens and aging. Adv Neurol. 2003;91(2):101–6. 

6.        Hall G, Phillips TJ. Estrogen and skin: The effects of estrogen, menopause, and hormone replacement therapy on the skin. J Am Acad Dermatol. 2005;53(4):555–68.

7.        Brincat MP, Baron YM, Galea R. Estrogens and the skin. Climacteric. 2005;8(2):110–23. 

8.        Verdier-Sévrain S, Bonté F, Gilchrest B. Biology of estrogens in skin: Implications for skin aging. Exp Dermatol. 2006;15(2):83–94. 

9.        Thornton MJ. The biological actions of estrogens on skin. Exp Dermatol. 2002;11(6):487–502. 

10.      Hermanns-Le T, Hermanns JF, Lesuisse M, Pierard GE. Cyclic catamenial dermatoses. Biomed Res Int. 2013;2013:156459.

11.      George R, Clarke S, Thiboutot D. Hormonal therapy for acne. Semin Cutan Med Surg. 2008 Sep;27(3):188-96.

12.      Thiboutot D. Acne: hormonal concepts and therapy. Clin Dermatol. 2004 Sep-Oct;22(5):419-28.

 

 

 

Publicar comentario